¿Qué es la deflación?

La deflación es justo lo contrario a la  inflación, es decir una bajada generalizada y constante de precios. A primera vista puede parecer que esta situación conlleva ventajas, pero no es cierto. Los inconvenientes son mayores que los beneficios e, incluso, puede resultar muy peligrosa.

La siguiente infografía te lo explica muy bien

  

¿Qué es la inflación?

Muy sencillo. Solo tienes que preguntarte lo siguiente: ¿cuántas cosas podías comprar hace diez años con cincuenta euros y cuántas ahora? Pues en tu respuesta tienes los efectos de una subida generalizada en el nivel de precios. 

Te invito a que observes con atención la infografía siguiente para tener claros más conceptos

  
 

¿Qué es eso de la obsolescencia programada?

Seguro que te has encontrado con esta situación: resulta que en casa comprasteis un frigorífico nuevo para cambiar el antiguo que llevaba más de 20 años funcionando. Era casi de la familia. Y resulta que el flamante frigorífico que lo ha sustituido no ha durado ni la mitad. ¿Ha sido mala suerte?.

Vivimos en la era de Internet y la alta tecnología. Estamos conquistando Marte. Hemos descifrado nuestro ADN. ¿Y por qué mis medias hacen carreras a la segunda postura?

No, no son cosas extrañas. Simplemente somos víctimas de la obsolescencia programada. Un plan orquestado hace más de cincuenta años para que no dejáramos de consumir y nunca se parase la rueda mágica del consumo y del progreso.

Pero ahora tenemos que plantearnos las preguntas clave: ¿Debemos HOY apuntarnos a ésta opción? ¿Sigue siendo la varita mágica para activar nuestra economía? ¿Es ÉTICA esta postura empresarial ante la sociedad y ante el medioambiente?

Te recomiendo que visualices este vídeo. Te dará muchas claves, te ayudará a descubrir un poquito más el mundo donde vivimos y, sobre todo, estoy segura de que despertará tu conciencia.

Cómo puedes hacer valer tus derechos como consumidor

Es fácil que tarde o temprano tengas la mala experiencia de sentir que tus derechos como consumidor han sido vulnerados. Entonces la pregunta que surge es “y ahora, ¿qué?”. Pues existen soluciones. Aquí va alguna:

Rellenar hoja de reclamaciones: Tienes un ejemplo aquí . Se solicitan en el mismo establecimiento, el cual está obligado a tenerlas y a facilitarlas. Se rellenan tres hojas: una se la queda el establecimiento y las otras dos se las queda el consumidor. Una de estas dos últimas se tiene que llevar a la OMIC para que se pueda tramitar la reclamación.

Acudir a la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC): Aquí se abrirá un expediente y se investigarán los hechos (antes tendrás que haber rellenado la hoja de reclamaciones). Se intentará, a través de la mediación, llegar a un acuerdo entre la empresa y el consumidor. Esta mediación es voluntaria y no vinculante. Todos los municipios disponen de una OMIC. Incluso varias, si el municipio es grande. En León, se encuentra en la Plaza San Marcelo. También te dejo el enlace a su página Web.

Continuar leyendo “Cómo puedes hacer valer tus derechos como consumidor”