¿Por qué hacemos lo que hacemos? Maslow te lo aclara.

Estoy segura que es una pregunta que muchísimas veces te has hecho. ¿Qué es lo nos mueve a las personas a actuar como muchas veces actuamos? No es una pregunta con fácil respuesta. Es más, la psicología y la sociología siguen intentando hoy en día ofrecer respuestas a este interrogante.

Una de las teorías que arrojan un poco de luz sobre esto, y quizás de las más conocidas y populares, es la famosa Pirámide de Maslow, propuesta en 1943 en la obra A Theory of Human Motivation y que, ya en su época, tuvo una gran repercusión que llega incluso a nuestros días.

Hay que entender que su autor, el psiquiatra estadounidense Abraham Maslow, siempre se mostró muy interesado en el desarrollo y el potencial humano, desde el punto de vista más positivo. Su criterio defiende que las personas no podemos mantenernos estáticas mucho tiempo, por ello buscamos continuamente nuevas metas y propósitos. Para así mejorar y encontrar sentido a la vida. Sin embargo, no todos somos capaces de autorrealizarnos. Únicamente el 2% de la población llegará a su destino soñado, según sus propios cálculos.

La principal hipótesis afirma que los seres humanos, sentimos necesidades y, por ello, deseos de satisfacerlas. Pero, atención, las necesidades no son iguales. Están jerarquizadas. Y a medida que vamos satisfaciendo las necesidades más básicas, requiere de otras que cambian su comportamiento y aspiraciones. Es decir, hasta que el objetivo anterior no se ha cumplido, no aparece una nueva exigencia. Por tanto, las necesidades humanas se pueden representar así, de forma piramidal.

 

1. Necesidades fisiológicas

Estamos ante los requisitos más básicos del ser humano: respirar, alimentarse, beber agua, dormir… Son aquellas que nuestro orden biológico solicita y que son inevitables satisfacer para poder sentir otras superiores

2. Necesidades de seguridad
Sentirnos seguros en nuestro entorno es muy importante para alcanzar la felicidad. El hombre no soporta vivir en un presente plagado de incertidumbre e inestabilidad. Todo lo contrario. Desea protección, dependencia y orden. En este nivel se encuentra el equilibrio económico y familiar, por ejemplo.

3. Necesidades sociales y de afecto
Esta altura recoge el efecto y la conexión con las personas de nuestro alrededor. El ser humano necesita sentirse parte de un grupo social determinado, para curar así cualquier mal relacionado con la soledad. Todos (o casi todos) queremos casarnos, tener hijos, amigos, gente con la entablar una conversación…

4. Necesidades de reconocimiento
Este nivel está vinculado directamente con el autoestima y la confianza. Aquí diferenciamos entre dos tipos de reconocimiento: el que procede de los demás y el que profesamos hacia uno mismo. En el primero estarían la reputación, la fama o el estatus social. Mientras que en el segundo hablaríamos de la independencia, la personalidad y el amor mutuo. Aunque parezca sencillo, estamos ante uno de los niveles más complicados de conseguir.

5. Necesidades de autorrealización
Aquí finaliza la jerarquía impuesta por Maslow, al cumplir el potencial personal que nos hemos autoimpuesto a través de un hecho específico. Este es quizás el nivel más subjetivo de todos, pues cada uno encuentra la felicidad en un ámbito concreto: laboral, sentimental, familiar, espiritual… Para llegar a la autorrealización, debes alcanzar un punto de entendimiento y tolerancia hacia ti mismo. Quererte y valorarte por encima de cualquier cosa.

¿Se cumple totalmente la Pirámide?

Obviamente es una teoría que tiene críticas. ¿Qué ocurre con el poeta hambriento que busca la belleza por encima de todo pero no tiene ni con qué calentarse? ¿Cómo se explica que me lance a comprar el último (y carísimo) modelo de teléfono o de coche sin tener una fuente de ingresos periódica o segura? Incluso el propio Maslow reconoció que para algunas personas las necesidades pueden aparecer en un orden distinto o no aparecer del todo. Además, las personas sienten una mezcla de necesidades de distintos niveles al mismo tiempo, pero varía la intensidad.

Un amigo de Maslow, el gurú de gerencia Warren Bennis, cree que la cualidad subyacente en todo el pensamiento de Maslow estuvo en su increíble optimismo sobre la naturaleza humana y la sociedad.

Abe Maslow, un chico judío que creció siendo muy pobre, representó al Sueño Americano”, explica Bennis. “Toda su psicología en realidad tenía que ver con posibilidad, y no con restricciones. Su metafísica era todo sobre la posibilidad del cambio, las posibilidades del ser humano de en verdad encajar en el modo democrático. Warren Benis

 

Para saber más

https://blogs.imf-formacion.com/blog/recursos-humanos/capital-humano/para-que-sirve-piramide-de-maslow/

https://www.eoi.es/blogs/katherinecarolinaacosta/2012/05/24/la-piramide-de-maslow/

https://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/09/130902_salud_piramide_maslow_aniversario_gtg

https://okdiario.com/curiosidades/piramide-maslow-1032529

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s