Oye, Elena, ¿es lo mismo un préstamo que un crédito?

La respuesta es no.

linea-de-credito-online-empresasEn un préstamo, la entidad financiera nos otorga el dinero de golpe, nos lo ingresa íntegro en nuestra cuenta. Por tanto, los intereses se calculan sobre la cantidad total prestada (o, como dicen los financieros, sobre el monto total prestado).

Pero en un crédito, la entidad financiera simplemente nos dice que tenemos a nuestra disposición una cantidad de dinero, la cual podemos disponer libremente (hasta un límite, claro está). Y no solo tenemos flexibilidad para disponer, sino también para reembolsar el dinero, dentro de los plazos fijados en contrato.

Aquí tienes las principales diferencias entre los dos productos:

Préstamos

Créditos

Es un contrato real, pues se perfecciona con la entrega del dinero Es un contrato consensual, pues se perfecciona con el mero consentimiento de las partes
La entidad financiera entrega al prestatario una cantidad de dinero La entidad financiera pone a disposición del cliente dinero hasta un cierto límite
En la fecha de vencimiento, el titular del préstamo tiene que devolver el importe total En el momento del vencimiento el titular del crédito solo devolverá el saldo vivo
Los intereses se calculan en función del capital pendiente de amortizar Los intereses se calculan sobre el capital dispuesto.
A su vencimiento, el préstamo debe quedar pagado, o de lo contrario, instrumentar un nuevo préstamo A su vencimiento, se puede renovar una o varias veces
El prestatario solo reduce la deuda con las amortizaciones previamente establecidas El acreditado puede hacer devoluciones totales o parciales de las cantidades dispuestas que se reflejarán en la cuenta de crédito. Puede, incluso, superar las cantidades ingresadas a las cantidades dispuestas
Los intereses, comisiones y gastos se calculan al principio de la vida del préstamo Normalmente, se liquidan intereses trimestralmente
Fuente: Gestión financiera. Ediciones Paraninfo

Como puedes observar, son dos productos de financiación pero totalmente distintos. Según lo que deseemos financiar nos convendrá uno u otro. Y como podrás estar deduciendo, los créditos son más apropiados para cubrir los desfases de cobros y pagos que pueden tener las empresas. Y también cuando no tienes que financiar algo que tienes que pagar de una vez, como por ejemplo la matrícula de un máster o la compra de un coche. Para esto último sería más aconsejable un préstamo.

Pero ¡ojo! también conviene recordar que cuando hablamos de créditos y préstamos suele aparecer la siguiente diferencia (esto lo recordareis de contabilidad, ¿verdad?):

  1. Cuando recibo dinero estoy hablando de un préstamo. Es decir, para mí es una obligación de pago, lo tengo que devolver.
  2. Pero cuando soy yo quien presta dinero hablo de crédito. Por tanto estoy ante una operación de activo, ya que tengo un derecho de cobro.

Así pues, cuando oigas hablar a alguien de que “le han concedido un crédito” para financiarse la compra de su casa, por ejemplo, realmente está hablando desde el punto de vista del banco. Para el banco es un crédito, aunque para el ciudadano de a pie es un préstamo. Y concretamente en este ejemplo, un préstamo hipotecario.

Si quieres saber más, pulsa aquí y aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s