Cómo afrontar los exámenes finales. ¡Adiós, ansiedad!

examenesEl mes de junio es sinónimo de exámenes finales. Se huele ya el verano y las vacaciones, pero antes hay que pasar por las temidas pruebas. Para muchos de vosotros realmente este es un mero trámite, ya que el buen trabajo realizado durante el curso supone un buen seguro ante posibles fallos o imprevistos de última hora. Pero sé que para otros muchos es el momento de dar el do de pecho o, simplemente, mantener un listón que tanto esfuerzo os ha costado conseguir durante estos últimos meses.

Todos hemos sido cocineros antes que frailes, y yo no he sido menos 😉 Recuerdo perfectamente mi etapa de estudiante y esta época y los sentimientos que me asaltaban. Y tengo que deciros que el peor de todos era la angustia de pensar que, a pesar del esfuerzo realizado, algo podía fallar y dar al traste con todo.

No hace mucho, curioseando el blog de Patricia Ramírez, encontré esta carta y, automáticamente recordé esos tiempos. Os la dejo aquí para que también vosotros le podáis decir bye bye a la ansiedad y que no os arruine este último empujón.

La confianza en uno mismo es el primer paso hacia el éxito y el esfuerzo, el segundo. ¡Ánimo!

Querida ansiedad:

Son muchos los momentos que hemos pasado juntos. Mucha la intensidad con la que hemos vivido. Me has acompañado a todas partes, has sido fiel, abrumadora…pero incapacitante y me has limitado impidiendo que diera un paso al frente cuando más lo necesitaba.

Tú me has hecho sentir mal, me empequeñecías, me bloqueabas. Por ti perdí la memoria y la concentración durante un tiempo. Pensaba que me estaba dando un infarto, porque me dolía el estómago, me quedaba sin aire y me oprimía el pecho. Si ANSIEDAD, casi me entierras en vida.

Hasta hoy. Hoy me siento libre, he decidido empezar a caminar sin ti, te dejo. Y te dejo para siempre. Porque me engañaste, me engatusaste, me hiciste pensar que me protegías de no sé qué miedos y qué amenazas. Amenazas que nunca fueron reales, sólo fruto de tu imaginación. Eres demasiado protectora, tanto, que me asfixias.

Te dejo, con todas las consecuencias. Te dejo para ser feliz, para ser libre, para vivir nuevas experiencias. Te dejo porque la vida es enorme y rica y está llena de oportunidades que quiero disfrutar. Y tú me lo impides.

Te dejo y te ruego que respetes mi decisión, que dejes de perseguirme, de atosigarme, de seguir advirtiéndome que hay fantasmas y monstruos… que no son más que eso, fantasmas y monstruos, pero que no tienen valor ninguno. Me has hecho creer que eran malos y peligrosos, y la verdad, querida ansiedad, me he dado cuenta de que no tienen importancia ninguna.

Ya no puedes engañarme más, ni disfrazarme más la realidad convirtiéndola en algo catastrófico y amenazante. La realidad es la que es, con sus emociones buenas y las otras menos buenas. No es más.

Querida ansiedad…QUE TE DEN. AHÍ TE QUEDAS Y QUE TE AGUANTE OTRO…OTRO TONTO QUE SE DEJE ENGAÑAR. No te deseo suerte en la vida porque no te la mereces.

Adiós,

Tu Ex

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s