Lo vi, me gustó y lo compré.

El viernes pasado fui al supermercado a hacer mi compra habitual. En este caso no llevaba más de cinco artículos en mi lista de la compra, pensada hacía un rato. La verdad es que no necesitaba nada más. Llegué al supermercado, empecé a pasear por los pasillos, llegué a la caja y me llevé a casa… ¡quince artículos! El triple de lo que había pensado… ¿A quién no le ha pasado esto mismo? Vas por la calle, te fijas en ese escaparate tan bien puesto y en esa bonita camisa…entras y te la compras. ¿Qué es lo que sucede en nuestra cabeza?.neuromk

Los que se dedican a esto del marketing saben que los consumidores no actuamos muchas veces de modo racional. Muchas veces es nuestro corazón y nuestros sentidos los que determinan si compro este artículo o veo esta película. Está comprobado que tardamos 2,5 segundos de media en tomar una decisión de compra y el 80% se produce de forma irracional. Así que, según el marketing, ¿por qué no inducir la compra de ciertos productos?. Sería como una “mano invisible” que nos va guiando hasta que nos presenta el producto y una fuerza irresistible hace que nuestro brazo se extienda y lo introduzcamos en nuestra cesta de la compra. ¿Existe eso?

Pues sí, existe. Se llama merchandising. y va acompañado de una ciencia: el neuromarketing.

Existen interminables ejemplos de estas técnicas, pero, para ir abriendo boca, te presento los principales (y ya tradicionales) “trucos” que nos invitan a comprar más:

  • Si la arquitectura del local lo permite, lo ideal es que, al entrar por la puerta, vayamos girando hacia la izquierda y recorriendo la mayor parte del superficie posible. Por eso nos encontramos en nuestro camino mobiliario que nos obliga a ir por la ruta estudiada. De este modo, las zonas más frías o con menos tráfico, son visitadas con mayor frecuencia.
  • Si no es el mobiliario, tenemos otros recursos: los carritos de la compra no están estropeados, sus ruedas giran a la izquierda para forzarnos a ir en esa dirección y también para que se pueda dejar libre espacio a la derecha y se puedan coger con más facilidad los productos
  • ¿Por qué colocan la carne, la pescadería o los productos de primera necesidad al fondo? ¿Casualidad? No, cuanto más espacio recorras, más diversidad de productos verás y por tanto, más posibilidad de compra. Solo una excepción: la panadería, si se hornea el pan en el propio establecimiento, se coloca al principio o a la mitad del establecimiento. ¿Qué mejor que un rico olor de pan recién hecho para abrir el apetito…en un supermercado?
  • En las zonas con más afluencia o “zonas calientes” se colocan productos de menor venta o menor rotación o cuya compra no se planifica. Por eso nos encontramos en la cabecera de las cajas los chicles, las pilas, las chocolatinas…
  • ¿Te has parado a pensar la influencia de la música ? Está totalmente demostrado que la música interviene en nuestras pulsaciones y nuestro ritmo cardíaco. Una música suave y tranquila nos invita a permanecer en el establecimiento y ver más cosas y una música más movida nos mueve a pensar más rápido y realizar las compras con más velocidad, algo ideal en época de rebajas u horas punta.

Estos son los más tradicionales. Pero hay muchos otros más e incluso más sofisticados. Estoy segura de que serás capaz de identificarlos. Solo hay que tener los ojos abiertos y la mente despejada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s